coche_electrico_1

¿Cuánto gasta un coche eléctrico?

Averiguar cuánto gasta un coche eléctrico se puede hacer de muchas maneras, en primer lugar, cualquiera de los modelos de coche eléctrico que hay en el mercado dispone de una aplicación con la que controlar la energía que consume.

Como habrás leído otras veces, puede que el precio de adquisición de un EV sea más elevado por el coste de sus baterías, pero una vez lo tienes en el garaje, ya puedes olvidarte de cambios de aceite, correas y cualquier otro consumible que no sean las escobillas de los limpias, el filtro del habitáculo y las ruedas.

Para no dejar a los coches de gasolina y diésel en peor lugar del que, de por sí, quedan al comparlos con lo que gasta realmente un coche eléctrico, hay que tener en cuenta que, Tesla Model S aparte, la mayoría de los vehículos de cuatro ruedas eléctricos que hay son utilitarios y compactos o equivalentes.

Así, para no distorsionar el resultado vamos a tomar el Volkswagen Golf como referencia, dado que en su gama no solo tiene motores diésel y gasolina bastante poco tragones y también dispone de una versión EV de última generación.

El Volkswagen e-Golf tiene una batería de tamaño considerable, 24,2 kWh que le otorgan una autonomía de 190 km en las condiciones más óptimas imaginables. Y no digo esto por el consabido problema de esta clase de vehículos con la autonomía, sino porque es así como esta homologado, pero no importa porque tendremos en cuenta el mismo dato del ciclo NEDC para sus hermanos de gama. Así, su VW cifra el consumo ‘real’ del Golf eléctrico en torno a los 12,7 kWh/100 km.

Como queremos ver cuánto consume un coche eléctrico realmente, lo justo es compararlo con sus variantes diésel y gasolina más frugales, ya que los modelos a pilas suelen llevar numerosas medidas para reducir el gasto como neumáticos de baja resistencia a la rodadura o un climatizador por bomba de calor. Así, vamos a comparar lo que gasta el e-Golf con el VW Golf BlueMotion 1.0 TSI 115 CV (4,3 l/100 km) y con el VW Golf 1.6 TDI BlueMoton 110 CV (3,8 l/100 km). Pongamos a los tres coches en Madrid y dirijámoslos a algún punto a 100 km de distancia.

Cuando hayan llegado, el Golf diésel se habrá tragado más o menos 3,8 litros, por 4,3 litros de gasolina del otro con motor convencional. En el momento de realizar este reportaje la gasolina 95 está a 1,171 euros el litro, por lo que el Golf de gasolina habrá gastado en llegar 7,353 euros, mientras que si el precio del gasóleo A -sí, el barato- está en 1,025 euros/litro, el Golf diésel habrá necesitado unos 3,997 euros para hacer 100 km.

Con este dato en la mano, daríamos la razón a esos miles de conductores que conducen coches diésel, pero por si acaso te recuerdo que su precio de adquisición es algo mayor y que el gasóleo bueno, el A+, está en el momento de realizar esta prueba en 1,128 euros/litro casi un 15% más que el económico. Ahora, veamos cuánto gasta el coche eléctrico.

Ahora, veamos cuánto consume el vehículo eléctrico para este trayecto en el que habrá consumido unos 12,7 kWh de sus baterías.

Según puedes comprobar a través de los datos oficiales de Ministerio de Industria, el precio más alto del kWh de uso doméstico es de 0,172 euros/kwh, es decir, pagando la electricidad más cara posible (hoy la media a la que recarga un eléctrico es de 0,139 euros/kWh), hacer 100 kilómetros con el e-Golf cuesta unos 2,184 euros.

Así, no es descabellado afirmar que circular con un coche eléctrico cuesta la mitad que con uno con motor convencional por lo menos.

Si este dato no cuadra con lo que afirma el fabricante es porque NADIE recarga un coche eléctrico a esos precios, ya que por la noche es más barato, en las horas valle, el precio es de unos 0,052 euros/kWh. Es decir, si pudieras disponer de un acumulador tipo la batería de Tesla o la de Nissan que fuera de uso libre en España, cosa que no es así porque hay que pagar peajes etc, tu coche eléctrico consumiría menos de 0,7 euros por cada 100 kilómetros que recorriera siempre que solo utilizaras esa clase de electricidad.

Ni qué decir tiene que esto jamás aplicará a los gastos de un coche eléctrico para, por ejemplo, hacer un Madrid-Barcelona, ya que la tarifa de la electricidad para una supuesta recarga ultrarrápida se multiplicaría respecto a los precios de arriba y, además, ahí ya entrarían en consideración otros gastos como el desgaste que se produce en las baterías de ión-litio cada vez que se lleva a cabo una recarga de estas características.

Eso sí, la nueva variante del Tesla Model S 2017 ofrecerá una automomía de 600 km, ya casi suficientes para ir a base de electrones entre  dos principales ciudades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>